UNAS MEDIAS DE REJILLA

Y es que un día me desperté tan enamoradatan idiotay me creía tan intensaque le dije: me gustaría dártelo todo de mi. Y en ese momento yo no sabíaporque encontraba tan románticodarle todo a alguienpara quedarte vacío despuéssiendo una gilipollez tan grande. Pero eso forma parte de las idioteces que hacemoscuando el amor nos absorbeSigue leyendo “UNAS MEDIAS DE REJILLA”